Una palabra de consuelo que es anuncio de esperanza para una

Moderadores: Manv29, titina, JuanAn, JoMaB.A

Responder
car1944
Mensajes: 352
Registrado: Vie Nov 28, 2008 10:19 pm
Ubicación: Tacoronte. Tenerife
Contactar:

Una palabra de consuelo que es anuncio de esperanza para una

Mensaje por car1944 » Sab Dic 06, 2014 1:59 pm

[align=center]Una palabra de consuelo que es anuncio de esperanza para una nueva vida para nosotros y para el mundo[/align]
[align=right]Is. 40, 1-5.9-11; Sal. 84; 2Pd. 3, 8-14; Mc. 1, 1-8[/align]
El que está triste, necesita consuelo; el que esta solo y se siente abandonado, necesita consuelo; el que vive agobiado en la vida y todo le parece negro y sin salida, necesita un consuelo; el no tiene libertad y quizá viva entre rejas, del tipo que sea porque hay muchas cosas que merman la libertad, necesita un consuelo; el que se ve atormentado por el sufrimiento, ya sean enfermedades de las que no termina de curarse, o sean otros sufrimientos del espíritu porque quizá le pese la conciencia por algo que haya hecho y se pueda sentir culpable, necesita consuelo; podríamos seguir fijándonos en más situaciones, pero sean las que sean, ¿cuál es el consuelo que se puede ofrecer, qué palabras se pueden decir, con qué luces podemos iluminar, qué razones podemos dar para la esperanza? Podría ser difícil en muchas ocasiones.
Mira por donde las primeras cosas que hemos escuchado hoy en la Palabra de Dios proclamada es una invitación a la consolación. ‘Consolad, consolad a mi pueblo… habladle al corazón…’ Sí, es en el corazón donde tenemos que sentir esas palabras de consuelo; no son razonamientos fríos los que se pueden ofrecer, sino que tienen que ser cosas que lleguen al corazón, cosas, palabras que nos lleguen a lo más hondo de nuestra vida.
¿Cuál es el consuelo que ofrece el profeta? Es bueno tener una idea del contexto histórico en que fueron pronunciadas las palabras del profeta de parte de Dios, porque era a la vida concreta que ellos estaban viviendo a donde se dirigían esas palabras. Esta parte de la profecía de Isaías se corresponde a los momentos en que el pueblo estaba cautivo en Babilonia, lejos de tu patria, donde ellos se sentían castigados por la infidelidad histórica que habían vivido con el Señor. Pesa en sus corazones la cautividad, la falta de libertad, la lejanía de su patria y de su templo que además había sido destruido, la conciencia de su pecado por su infidelidad.
Ahora se les anuncia la libertad, la liberación, como un nuevo éxodo de vuelta a su tierra y se les dice ‘está cumplido su servicio, pagado su crimen, pues la mano del Señor ha recibido doble paga por sus pecados’. ¿No eran palabras que les daban el mayor consuelo, pues se sentían liberados de toda culpa y de todo tipo de esclavitud?
Se van a abrir caminos de libertad; si sus padre tuvieron que atravesar el mar rojo y el desierto para alcanzar la tierra prometida, ahora para ellos se van a abrir caminos en el desierto, que serán caminos de libertad, pero que ellos saben interpretar como caminos de Dios. Se va así a revelar la gloria del Señor; por eso han de gritar con jubilo y bien fuerte esa salvación que les viene de Dios. ‘En el desierto preparadle un camino al Señor, allanad en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que los montes y las colinas se abajen; que lo torcido se enderece, y lo escabroso se iguale…’
Pero esa liberación de la que van ahora a disfrutar, el gran consuelo que Dios les da, va a tener un sentido profético y mesiánico. Todo aquello que sucede va a trascender el momento histórico que viven y será como una señal, un nuevo anuncio del cumplimiento de la promesa que había mantenido la esperanza del Mesías en toda la historia del pueblo de Israel. Por ello todos esos acontecimientos se han de leer en clave mesiánica.
Será precisamente por donde comience el relato del evangelio de Marcos, que hoy precisamente iniciamos en sus primeros versículos. Marcos nos dice que nos va a contar una buena noticia y esa buena noticia es Jesús. No olvidemos que la palabra evangelio en sí misma significa buena Noticia. Y así comienza su relato Marcos: ‘Comienza el evangelio de Jesús, el Cristo, el Hijo de Dios’.
E inmediatamente nos recuerda lo anunciado por el profeta y que ve su cumplimiento en una primera parte en el Bautista. ‘Está escrito en el profeta Isaías: Yo envío mi mensajera delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: preparadle el camino al Señor, allanad sus senderos’. Aquel camino que había anunciado Isaías a los que estaban desterrados en Babilonia y que se iba a abrir por el desierto para la vuelta a su tierra llenos de libertad como decíamos antes tenia un sentido profético que trascendía el momento histórico para convertirse en ese camino que el precursor del Mesías había de preparar para la venida del Señor. Eran caminos de Dios, ‘una calzada para nuestro Dios… el Señor que llega con fuerza…’ trayéndonos su salvación. Es la misión que ahora tiene el Bautista.
Se anuncia la llegada inminente del Mesías; son palabras también de consuelo y de esperanza. Venía el que anunciaba la liberación a los oprimidos con un año de gracia del Señor, haciendo referencia a otro texto de Isaías, que fue el que se leyó en la sinagoga de Nazaret. ¿No es consuelo y consuelo eterno, podríamos decir, que se nos anuncie una amnistía, un año de gracia del Señor donde todo va a ser perdonado, donde podemos recomenzar de nuevo con una vida nueva?
¿No es eso lo que los pecadores sienten en su corazón cuando se les anuncia el perdón, cuando saben que pueden recomenzar de nuevo con una vida nueva? ¿No será eso lo que Jesús ofrecía a los pecadores, lo que ofreció a Zaqueo, lo que ofreció a la mujer pecadora o a la mujer adultera, lo que ofreció al paralítico que comenzaba una vida nueva porque también se le habían perdonado los pecados, lo que ofrecía a los leprosos que curados podían volver a su casa, y así podemos pensar en todos los milagros y todos los encuentros que Jesús iba teniendo con todos?
A todos ofrecía Jesús la paz para que recomenzasen una vida nueva. Es lo que la Iglesia de la misericordia quiere seguir ofreciendo, tiene que seguir ofreciendo a todos los que convierten su corazón a Dios. La Iglesia que es madre de consuelo, madre de misericordia y madre de esperanza. El pecador nunca puede perder la esperanza de la misericordia y el consuelo del perdón. Así tiene que manifestarse siempre la Iglesia, aunque demasiadas veces se muestra excesivamente justiciera.
Hoy contemplamos la figura de Juan en el desierto preparando los caminos del Señor. ‘Predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados’ y nos anunciaba al que venía detrás de él y que bautizaría no con agua, sino con Espíritu Santo. Contemplamos su austeridad y su invitación a la penitencia y a la conversión. El solo podía ofrecer ahora, y ya era un consuelo, el que pudiesen purificar sus corazones, que era como un enderezar los caminos para que llegase Dios a sus vidas. Humildad, conversión del corazón, ya muchas veces hemos comentado que son los humildes los que saben abrir su corazón a Dios. Esos eran los caminos que había que preparar.
Pero nosotros no nos quedamos mirando lo que hacían o no hacían los contemporáneos del Bautista, sino que también hemos de escuchar su palabra para tener esas mismas actitudes que abran nuestro corazón a Dios. Reconocemos la pobreza de nuestra vida; reconocemos que somos pecadores, pero queremos buscar a Dios y ya sabemos el camino por donde hemos de ir.
Pero si hemos recibido nosotros esa palabra de consuelo porque se nos anuncia la misericordia y el perdón, ¿no tendríamos nosotros que convertirnos en anunciadores también de esa buena noticia para los demás? El mundo sigue necesitando esas buenas noticias que llenen de consuelo, de esperanza, de ilusión por caminos nuevos de vida. Son muchas las angustias y los sufrimientos que seguimos encontrando en nuestro mundo; son muchos los que se sienten desalentados por el momento actual que podamos estar pasando; son muchos, aunque en ocasiones traten de disimularlo diciendo que todo marcha bien y buscando sucedáneos de alegría y de dicha, los que sin embargo están necesitando esa palabra de animo y de consuelo.
¿No tenemos nada que ofrecerles? Seamos conscientes de todo lo que significa la riqueza de nuestra fe, y como hemos de compartirla con los demás; trasmitiendo esperanza a los demás, nuestra propia esperanza se crece; tratando de alentar a los demás con buenas nuevas de consuelo también nosotros nos podremos sentir más fuertes en nuestra propia fe y así nos podamos convertir en signos de nueva vida para el mundo que tanto necesita de esperanza. Es el hermoso mensaje que nos ofrece la Palabra de Dios en este segundo domingo de Adviento.

Responder